Ciencias, Tecnología, Conocimiento e Innovación el ADN detrás del desarrollo

0
35

El creciente que hacer científico que se lleva a cabo en nuestro país, ha encontrado un destacado espacio de reconocimiento y divulgación a través de la iniciativa del “Día Nacional de la Ciencia, la Tecnología, el Conocimiento y la Innovación”, cuya promulgación fue dada a conocer el 5 de julio de 2018 en el Diario Oficial. La iniciativa que tiene lugar cada primer domingo de octubre, es una oportunidad propicia para descubrir y reflexionar en torno a la contribución que hace la investigación científica a la sociedad, particularmente aquella desarrollada por universidades, institutos, centros científicos y tecnológicos emplazados en el territorio de la Región de Coquimbo.

Estos cuatro conceptos como cual ADN esconden a nuestra vista inexperta una estructura portadora de los secretos del desarrollo. Si bien se utilizan a menudo, y en muchos casos tienden a ser usados como sinónimos, ocultan en su individualidad atributos específicos y en su actuar conjunto relaciones interacciones, cuyo adecuado conocimiento permite conseguir resultados más eficientes a la hora de incorporarlos en nuestro que hacer personal, laboral, social o productivo.

La palabra CIENCIA deriva del latín scientía, que significa “conocimiento”’ o “saber” y, como tal, no se restringe a un área específica. Así, pues, la ciencia se dedica a estudiar, investigar, interpretar y explicar todos aquellos fenómenos naturales, sociales y artificiales que tienen lugar en el mundo y en el universo. De este modo, la ciencia abarca variados campos de conocimiento, que van desde las ciencias formales, como la matemática, pasando por las ciencias naturales, entre las cuales están la física, la química o la biología, hasta las ciencias sociales, como la economía, la antropología o la sociología. El CONOCIMIENTO científico por su parte, se define como todo saber que ha sido obtenido mediante el método científico, es decir, a través del importante proceso de la Investigación, mediante la observación y el análisis sistemático. En consecuencia, el conocimiento científico ofrece conclusiones razonadas y válidas que pueden ser probadas, lo que a diferencia de otros conocimientos lo hace altamente reproducible.

El origen etimológico, la palabra TECNOLOGÍA significa “el estudio de la técnica”. Proviene del griego τεχνολογία tejnología), que se compone deτέχνη (téjne), que significa “técnica, arte, oficio”, y λόγος (lógos), “estudio, tratado”. En consecuencia, cuando hablamos de tecnología nos referimos al conocimiento incorporado en un objeto, producto o servicio conformado por un conjunto de instrumentos, métodos y técnicas diseñados para resolver un problema específico.

Sin embargo, el más popular de todos estos conceptos: la INNOVACIÓN, se ha convertido en un tema tan polémico, que su verdadero significado a menudo se pierde. Mientras que algunos la utilizan como palabra de moda para simplemente usar la última tecnología o hacer modificaciones por el solo hecho de cambiar, la definición de “innovación” se limita a los cambios en el propósito o negocio central de una organización que genera crecimiento económico o social. El elemento clave de la innovación es, por lo tanto, impulsar el desarrollo de nuevos recursos para una organización, por lo que la innovación no es solo creación de valor privado, sino también valor social.

Como docente universitario muchas veces me han preguntado ¿Cómo puedo diferenciar conceptos tan intrínsicamente relacionados como Investigación (proceso por el cual la ciencia obtiene conocimiento) y la Innovación? Y la respuesta está en definir el sentido de la dirección del objetivo que queremos perseguir, es decir, si queremos convertir recursos de valor (dinero, infraestructura, equipamiento, capacidades profesionales, etc.) en conocimiento hablamos de INVESTIGACION, mientras que cuando vamos en el sentido inverso y queremos convertir el conocimiento en nuevos recursos de valor privado o social para las personas o los mercados, es que hablamos entonces de INNOVACION.

En otras palabras, avanzar hacia el desarrollo requiere de claridad en la dirección en la que queremos y debemos avanzar, aunque lento producto de las circunstancias globales o nacionales debe hacerse sin pausa.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here