El Rol De La Mujer En La Minería

0
322

Por siglos la industria minera estuvo integrada sólo por hombres, ¿sabes por qué? Porque existía una restricción a que ellas ingresaran a los yacimientos, por ley y por creencias. Antiguamente se decía que ellas “traían mala suerte en los piques”. Tuvieron que pasar muchos años para que esto dejara de ser así. Fue en 1996 cuando se eliminó del Código del Trabajo esta restricción, permitiendo a las mujeres avanzar y tener un espacio importante en la industria. Desde su ingreso y con el paso de los años su participación se fue incrementando, según datos preliminares del Estudio Fuerza Laboral de la Gran Minería Chilena 2021-2030, la participación de la mujer en empresas mineras alcanza a 2021 un 12,2%. Cifra que, si bien no es mayor, año a año la gran minería se preocupa por aumentar a través de diferentes iniciativas.

Actualmente los proyectos adoptados por las mineras tienen como foco principal lograr la integración de las mujeres en la industria. Esto a través de programas que logran crear espacios más amigables para que ellas puedan desarrollar su labor. Uno de ellos es el programa de aprendices, especialmente diseñado para que las mujeres puedan ingresar y tener cargos como operarias de faenas, a través de capacitaciones especiales, con lo que se ha logrado permitir su desarrollo en la industria y aumentar su profesionalización. Asimismo, existen una masificación en cargos de supervisión, ingenieriles y gerenciales, como el caso de Mia Gous, la primera mujer Gerente General de una compañía Minera en Chile. Mia Gous estudió en la Universidad de Stellenbosch, Sudáfrica, y cuenta con más de 20 años de trayectoria en la minera en distintos mercados, como Sudáfrica, Irlanda y Chile. Para una entrevista para Reporte Minero el 07 de junio del 2018 dijo lo siguiente;

“Tenemos una maravillosa oportunidad en Chile para aumentar la incorporación de las mujeres en la minería. Pero esta responsabilidad, no recae sólo en el gobierno o en las empresas, sino en todas las mujeres que trabajamos actualmente en la minería chilena y que estamos abriendo caminos para que nuevas generaciones sigan nuestros pasos. Lo cierto es que la industria minera tiene mucho que ofrecer al país gracias al trabajo tanto de mujeres como de hombres”, señaló Gous sobre su nombramiento y la importancia de ocupar el más alto ejecutivo de una operación minera.

A pesar de que nuestro país está avanzando cada vez más en una mirada de género con respecto a este tema, aún hay elementos pendientes, como considerar que la mujer tiene diferencias biológicas y psicológicas con respecto a los hombres; afrontar la realidad de la “doble presencia” e incluso, el grave problema del acoso sexual. Es de sobra conocido que la “incorporación de la mujer en el mundo laboral” ha sido lenta y paulatina: aún hay una gran cantidad de sectores en los que predominan los hombres. Durante mucho tiempo una gran parte de la legislación, tanto a nivel nacional como internacional, en lo que a prevención de riesgos se refiere, trataba la salud laboral de las mujeres teniendo en cuenta únicamente aspectos centrados en el embarazo y la maternidad, sin otorgar importancia a otros aspectos de las condiciones laborales que también afectan a su seguridad y salud en el trabajo.

Hombres y mujeres, todavía hoy, se emplean en ocupaciones y sectores diferentes por lo que se encuentran en condiciones y posiciones sociales y económicas diferentes y es por ello que también están expuestos a problemas de salud diferentes. Los trabajos ocupados predominantemente por mujeres suelen presentar sobre todo riesgos ergonómicos, psicosociales y organizativos claramente diferenciados, sobre todo en aspectos tan concretos como la violencia, acoso y discriminación en el trabajo. La mujer en el área de prevención de riesgos ha sigo predominante, a causa que ellas tienen otra llegada con los trabajadores, permitiendo, en algunos casos, facilitar la implementación de estándares, procedimientos, cumplimiento de normativas, etc. La empatía entregada hacia la organización ha derivado en un crecimiento de las mujeres prevencionista de riesgos en los diversos rubros presentes en nuestro país. De nosotros mismo depende la incorporación de más mujeres como profesionales en prevención de riesgos y otros ámbitos, hasta poder igualar la cantidad de hombres y mujeres activos en el mercado laboral y, más aún, ocupando altos cargos en la línea de supervisión y/o gerenciales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here