COLETAZOS DE UN CUARTO RETIRO Y PROPUESTA DE UN RETIRO COMPLETO (PARTE 1)

0
35

Lea la columna Finanzas de Javier Godoy, Ingeniero Comercial MBA

Hace pocos días la Cámara de Diputados aprobó el proyecto de un nuevo cuarto retiro de los fondos de pensiones. La iniciativa ahora debe ser analizada por el Senado, en medio de un intenso debate en torno a sus posibles efectos en la
economía. Por otra parte, distintas voces plantean que ante el eventual peligro de una expropiación de los ahorros previsionales lo mejor sería realizar un retiro del 100 por ciento de los ahorros previsionales que quedan.

El debate se enmarca, además, en una crisis económica que ha golpeado de manera fuerte a nuestro país debido a los efectos de la pandemia. En este contexto, la presión inflacionaria en septiembre llevó al Índice de Precios al Consumidor (IPC) a un 1,2 por ciento, la variación mensual más alta en más de 10 años, registro que supera con creces el objetivo de un 3 por ciento anual establecido por el Banco Central.

“Este aumento en la base monetaria trae presión inflacionaria, que es lo que el Banco Central ha venido trabajando y analizando tras cada retiro. Porque a esto se suma el efecto del IFE, que también inyecta dinero, y como la producción está más lenta por la crisis, el gasto termina generando alzas de precio, lo que se traduce en inflación”

Los efectos de esta presión ya comenzaron a sentirse incluso antes de que el cuarto retiro se aprobara, ya que el mercado internaliza las señales de manera anticipada, así que el propio debate de un nuevo retiro genera mayor presión y, por ende, un alza de las tasas de interés a niveles que no se veían hace varios años. “Esto es importante, porque un alza de la tasa de interés golpea cuando alguien quiere pedir un crédito de consumo o hipotecario, ya que endeudarse saldrá más caro. Hay que pensar que en un hipotecario a 30 años un punto porcentual de aumento es como pagar una casa 20 por ciento más cara, no es algo menor”

En cuanto a la posibilidad de realizar un retiro total de los fondos, es categórico afirmar que esa alternativa es mucho peor. “Retirar el 100 por ciento no afecta al patrimonio de las AFP, quien sufre la pérdida son las personas. El daño en términos financieros golpea al servicio que prestan, y en un escenario en el que se vende un fuerte volumen de instrumentos de un día para otro, aumentando drásticamente la oferta, el precio cae, por lo que el monto de los recursos que se obtendrían sería, además, bajo. Sería volver a cero, con pensiones más bajas que ahora o inexistentes y habría que mutar a otro sistema de alguna manera”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here