Editorial 7ma Edición

0
444

En los últimos días hemos sido testigos , y solo testigos, de la discusión acerca de bajar la jornada laboral de 45 a 40 horas. La pregunta que se viene a la mente es: cuando será el mágico día que los honorables parlamentarios se pongan en nuestros zapatos? Ya realizaron un daño devastador a la educación con una reforma educacional que tuvo un sesgo ideológico que lo único que ha hecho a sido empeorar la educación y encarecer a las familias chilenas. Hicieron una reforma tributaria nefasta para nuestras Pymes , ya que los bancos han tenido una postura más restrictivas para el acceso a créditos y por consiguiente nos ha obligado a tener que garantizar con el patrimonio personal el financiamiento de nuestras empresas. Los parlamentarios tendrán discernimiento en pensar que no es adecuado ni siquiera plantear una reforma a la jornada laboral cuando estamos en medio de un país con bajo crecimiento, bajos niveles de productividad y alto índice de desempleo? No sería más adecuado plantear ideas que los hagan realmente pensar (misión imposible) en maneras de fomentar el desarrollo e inversión de las Pymes para generar más trabajo y altos índices de crecimiento?. El populismo es sinónimo de ignorancia, la falta de propuestas es sinónimo de ignorancia y el sesgo ideológico es sinónimo de irresponsabilidad. Basta de creer que por hacer estos tipos de reformas nos vamos a parecer a los países nórdicos o nos vamos a acercar a los países más representativos de la OCDE (que tanto les encanta la comparación), ya que si quieren compararse realmente vean la calidad de los políticos de ambas realidades . ………O no?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here